3 mar. 2018

[Opinión] Un año con la Switch. Lo mejor y lo peor.

Hace un año exacto, Nintendo sacó adelante su nueva consola. Un concepto revolucionario que pretendía aunar las características las características de una sobremesa y de una portátil. Ahora un año después con la consola en el mercad, creo que es buen momento para realizar un análisis de lo mejor y lo peor de la Switch.



Lo mejor


Como híbrida hay que reconocer que funciona a la perfección. Insertar la consola en el dock es sencillo y no conlleva ningún riesgo. Además de que resulta bastante cómodo, si estamos jugando y la ponemos en el dock vemos como la partida continúa sin nignún tipo de problema y lo mismo al revés, una vez lo extraemos podremos seguir jugando de forma portátil. De hecho en algunos televisores es tan cómodo que en algunos televisores basta con poner la  Switch  en el dock para que ésta se encienda en el canal correspondiente.

Como portátil también funciona, aunque es cierto que pierde una mayor portabilidad a la que estábamos acostumbrados a la generación de DS. En la pantalla se ve perfectamente y una buena resolución. No son muchos los juegos que se deterioran jugando en portátil, ya sea por resolución o por la fluidez. Cabe decir también que la batería dura más de lo que parece y, aunque es verdad que depende del juego, tampoco uno siente la necesidad de estar constantemente recargándola. Cabe añadir que si no usas el dock puedes seguir cargándola sin necesidad de éste de un modo más convencional.



La tableta en sí no pesa mucho, pero es verdad que si juegas un largo período acaba cansando las manos. Aunque esto se soluciona fácilmente, ya que no olvidemos que la Switch tiene varias formas de jugar. Puedes acoplar los Joy-con en el grip y sentir que estás jugando a una sobremesa en una pequeña pantalla. No es lo más cómodo, pero viene bien por si se te acaba haciendo pesada la tableta.

Y hablando de los Joy-con, éstos funcionan a la perfección y ofrecen muchas posibilidades. Puedes tener uno en cada mano, acoplarlos al grip o incluso utilizar únicamente uno en posición horizontal mientras le das el otro a un amigo para jugar ambos a la vez. De hecho la manera de acoplar los Joy-con a la tableta o al grip se hace bastante fácil e intuitiva que tampoco conlleva ningún riesgo.



Yo por mi parte no me he sentido en la necesidad de pillarme un mando pro, con las posibilidades que ofrece la consola me va bien, de hecho con insertarlas en el grip yo ya lo noto como un mando más tradicional. El wifi a mí me va bien, han sido pocas las veces que se me ha desconectado y la conexión va de manera fluida sin ningún tipo de ralentizaciones.

En cuanto a catálogo, hemos tenido un primer año con grandes joyas como son Super Mario Odyssey, The Legend of Zelda: Breath of the Wild, Splatoon 2 o Xenoblade Chronicles entre otro. Las third parties poco a poco van apostando por la consola y ofreciendo juegos. Los indies tampoco se quedan atrás y la consola ha recibido más de uno que merece la pena como Fast RMX, Celeste, Stardew Valley o Yoka-Laylee, por mencionar algunos. Así que poco a poco ya tiene un catálogo más que decente en su primer año de vida.


Lo peor


Ahora vamos con lo más decepcionante, ya que no todo son maravillas. A nivel de hardware tenemos que los Joy-con los veo muy frágiles. A mí por ejemplo, el izquierdo ya se me sale de la consola sin necesidad de quitar el seguro. También conozco a gente que los ha tenido que enviar más de una vez al serivicio técnico de Nintendo por problemas de sincronización o algún que otro fallo. Lo peor es que pillarse un nuevo mando, ya sea un par de Joy-con o un mando pro son unos 70€ lo cual resulta excesivo viendo que un juego te sale hasta más barato.

En cuanto a la conexión wifi, aunque ya digo que yo no tengo ningún problema, sí que conozco varios de gente que aun estando al lado del router la conexión apenas las pilla y tienen caídas constantemente y de hecho sólo les pasa con la híbrida, lo cual da que pensar para cuando sea de pago. Y esa es otra, no olvidemos que a partir de septiembre tendremos que pagar por el online del juego, que aunque sea más barato que sus competidoras, sigue siendo un dinero extra de gastar que encima para juegos como Splatoon 2 se hace casi obligatorio ya que todo su atractivo reside en el juego en línea y sin él, apenas tienes un juego obsoleto.



De videojuegos es cierto que el apoyo third party se empieza a notar, pero aun es muy leve y comporta tres problemas. El primero es que de momento no nos están ofreciendo títulos de lanzamiento, casi todo son juegos que llevan un tiempo el mercado y más de uno seguro que ya los habrá probado o incluso los puede pillar más barato. El segundo es que en muchos casos el peso que tienen esos juegos es elevado y la Switch con sólo 32GB no da para mucho y en seguida hay que pillar una microSD (otro dinero extra) que encima tiene que ser de muchos GB o no dará a basto. El tercero va un poco por la línea del anterior y es que como los cartuchos SD son caros, la compañía opta por comprar los más baratos posibles y que sea el usuario quien deba descargar el resto del juego online, lo cual ya volvemos con el problema del peso.

Dicho esto, aunque el año pasado fue un año bastante bueno, este se presenta bastante frío. De momento no tenemos ningún bombazo grande, pero es que ni en la lejanía, Nintendo está muy callada al respecto y todo lo que hay anunciado para primavera, aunque hay algún título interesante, ninguno es especialmente atractivo o un vende-consolas. Y añado, también que la Switch viene muy escasa en cuanto a contenido, ya que carece de todo tipo de aplicaciones, en comparación con la DS trajó el Pictochat o la 3DS que trajo minijuegos o el poder escuchar música. Ya sé que es una consola, pero unas funciones extra siempre son bien recibidas.




Conclusión


La Switch ya lleva casi 10 millones de unidades vendidas, una cifra nada desalentadora para llevar sólo un año en el mercado. Lo que necesita ahora que es ampliar su catálogo que este año brilla por su ausencia y sacar más títulos de novedad. Yo la verdad es que si los títulos que hay te llaman muchísimo o quieres aprovechar el online antes que sea de pago, de momento te diría que tampoco hay mucha prisa por comprar una Switch. Si no, mejor esperar al E3 con la esperanza de que se anuncien allí los grandes bombazos.

Pero lo dicho, la consola funciona a la perfección y me alegro de que le gente haya respondido bien en base a ello. Así que si el hardware está bien, sólo le falta un software a la altura.

No hay comentarios:

Publicar un comentario